ERRÉ

Creí que sería más difícil,
Creí que después de esa caída,
De ese precipicio abismal,
No habría fuerza humana,
Ni divina,
Que me ayudara a continuar.

Erré, como tantas otras veces,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Creí haber perdido
Todo lo que había sido,
Todo lo que, durante tanto tiempo,
Me había definido.

Pero erré,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Perdí el rumbo,
Dejé de creer.
Cedí; Mi bruja interna
Envenené.

Entonces me creí
Anclada, varada,
Atrapada y sepultada
Sobre toneladas
De monotonía y seguridad.
Pensé que no sería capaz.

Pero erré,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Porque sí que
Me encontré.

Porque nunca me perdí,
Porque siempre estuve allí.
Quizás adormilada,
Demasiado cómoda y calentita
Para dar la cara.
Pero allí. Aquí.

Porque sí erré,
Sí me equivoqué,
Porque, indudablemente,
Me subestimé.
Pero ni me rendí,
Ni me rendiré.

Yo decido quién soy,
Qué quiero y a dónde voy.
Porque sólo yo
Ando mi camino;
Ese que yo he escogido.
Con mis alegrías,
Mis dolores,
Mis traumas
Y mis pesadillas.

Porque yo soy yo,
Y esta es mi vida.

Anuncios