Me canso. 

Me canso.
Me canso de ser perfecta.
De ser educada.
De ser correcta.
Me canso de ser recatada.
De ser lo que quieréis ver.
Me canso de cumplir
Vuestras putas expectativas.
Me canso de (fingir) ser
Una princesa distinguida.
Yo quiero ser una prófuga,
Una jodida fugitiva
De mirada lasciva y
Dirección confundida.
Quiero aturdirte y
Quedarme aturdida.
¡Joder!
Quiero estar
                                                       VIVA.

Anuncios

Alérgica. 

Yo yo soy alérgica.
Alérgica a las colas
Y a las esperas interminables.
Alérgica a la tentación palpable;
A vivir pegada al cable.

Alérgica a la gente
Demasiado amable.
Alérgica edificar en
Zonas no edificables.

Soy alérgica a la gente borde;
A esos que te devuelven
Cortes y puñaladas
Cuando tú les dedicas sonrisas.

Alérgica a la gente con
Demasiadas prisas,
Que no disfruta del paisaje,
Que se la suda el viaje.
Me da mucho coraje
Pagar en cada peaje,
Sólo para pagar el traje
A todos los chorizos
De este jodido
Planeta salvaje.

Soy alérgica a los anormales
Que ven la vida a través
De un único cristal.
Siempre desde el mismo prisma.

Amigo.
Si no giras el calidoscopio,
No disfrutarás de
Todos los colores;
De las combinaciones;
De las sensaciones;
De la música;
De las danzas;
De las emociones.

Alérgica a fruncir el ceño.
Tengo como meta que
Todas mis arrugas sean de
Reír a carcajadas,
No de vivir cabreada.

Alérgica a la gente
Que no sabe nada.
Fan de los besos de vaca;
De lamer en la piel la sal;
De tu salto mortal;
De ese sexo tan letal.

Alérgica a chupar metal;
A vivir a medias;
A buscar esa supuesta otra mitad. ¿Hola?
Yo soy la unidad.


¿A quién se le ocurrió decir
Que estoy sin completar?
¿Que tú también lo estás?
Muy gilipollas fue
El que justificó no ser
Completamente feliz
Por no tener a alguien a quien
Encadenar(se).

A él también soy alérgica.

¿Y a ti?

TÚ vol. II

Tú diciéndome tonterías
Y yo riéndome de
Tu estúpida forma
De reírte de mí.

Tú diciéndome
“que mona”.
Y yo “Sí,
Pero de la jungla.”
Que haría de tu cama
Mi sabana
Y rugiría cual leona
Al son de la Propuesta Indecente;
Calculando en tus lunares
La Matemática de la Carne;
Gimiendo en playback
La canción de Rayden.

Y ahora es cuando digo
Mil chorradas.
Digo esas mentiras que
No significan nada.
Demagogias inventadas;
Prefabricadas.
“Que no me gustas tanto”.
“Que no pasa nada”.
Ilusiones,
Más que ópticas
Auditivas,
Para ocultar mi frustración
Cuando te veo bailar al son
De otra canción.

 

TÚ vol. I

Llegas.
Me ves.
Me miras y
Te callas.
Me miras y
Me atrapas.
Me atrapo en los silencios implícitos
De tus palabras,
Y entonces
Te vuelves y
Te marchas.

Legas.
Me ves.
Me miras y
Me abrazas.
Y yo me quedo apresada;
Me paralizo como
Una tonta anonadada.
Concentrada.
Sintiendo las yemas de tus dedos
Acariciar mi espalda.
Entonces me sueltas.
Entonces te marchas.

Porque llegas.
Me ves.
Me miras y
Me matas.
Porque ahí quiero besarte.
Porque me muero de ganas.
¡Joder!
Dime lo que piensas,
Lo que anhelas,
Lo que amas.
Pero en lugar de eso,
Te vuelves y
Te marchas.

Y entonces ya
Ni me besas,
Ni me miras,
Ni me abrazas.
Porque ni me quieres,
Ni te quiero;
Pero aun así me encantas.
Yo tan pequeñita,
Tú tan grande
Y tan frías mis sábanas.

Porque lo que quiero
Es enseñarte
Los rincones de mi cama;
Las costuras de mi almohada;
Las esquinas de mi cuarto;
Las ventanas empañadas.
Yo me acerco.
Tú me huyes.
Y, así, mi vida,
Así no hacemos nada.

Y me quedo empanada
Contemplando tu mirada,
Con esos ojillos tiernos
De niño viejo.

Sopesando qué pasaría
Si salto y llego;
Si me mojo y te morreo.
Te disparo a quemarropa
Y me vuelvo loca.
Porque es que te veo
Y te comería la boca,
Te arrancaría la ropa.

Read More

Porque ella estaba loca.

Porque ella estaba loca…
Reía como los valientes.
Con la risa histérica
De un kamikaze
A punto de estrellarse
Con un avión enemigo.

Con la risa despreocupada
De un niño bajo las cosquillas de alguien,
Que aun sin ser su padre,
Se le parece mucho
Y aún no se ha ido.

Con la risa nostálgica
De aquel que ha vivido más
De lo que lo han hecho los demás,
Perdiendo más de lo que nadie
hubo jamás perdido.
Ella reía.

Reía y lo inundaba todo
Con sus carcajadas insonoras
Y sus silencios a pleno pulmón.
No creía en cuentos,
Dramas, ni historias;
Rechazaba esas falacias defectuosas
Que otros creen a pies juntillas.

Reía como una chiquilla
Sin más intención
Que la de achicar agua y
Coser las velas de su velero;
Respirando fuerte para
Llenar de aire sus velas
Echas jirones por el trajín de sus batallas.

No podía permitirse hundirse
Por nadie ni por nada;
A pesar de los vendavales y de las heladas.

No poseía más espada que su sonrisa,
Ni más sonrisa que su espada.
Así que reía.

Reía porque si lloraba
El mundo se haría mar,
Y aunque acostumbrada
A los naufragios y
a vivir a la deriva
Aún no había aprendido a remar.
A navegar.

Ella solo sabía naufragar.

mamás, MAMÁ

Son pesadas.
Preguntan lo mismo
Más de 100 veces,
Para luego olvidar
Las respuestas.
Nos llaman desordenadas,
Pavas, niñas mimadas.
Igual sí que lo somos;
Porque nos han dado
Tantos besos
Que podríamos abastecer
Toda una vida de San Valentines;
Tantos abrazos
Que iríamos abrigaditas
Para el resto de inviernos;
Nos han dicho tantos “te quiero”
Que ya nos da igual
si los demás deciden no hacerlo;
Nos han cuidado
En tantos resfriados
Que las gripes huyen
En escuchar sus nombres.
Porque no hay palabra
En el mundo que signifique más;
Que abarque más amor,
Más confianza,
más fuerza y más coraje,
Que el nombre que
Os pusimos al nacer.
Porque os queremos.
Porque TE QUIERO,
Ayer, hoy y siempre,
Gracias MAMÁ.