Vértigo.

Que curioso que lo mismo que me da vértigo,
Me rompa los miedos.

Que curioso que lo que me asusta,
Hoy me haga valiente.

Que curioso que dormir abrazada haya dejado de significar asfixia,
Desde que son tus brazos los que me rodean.
Que curioso que no me molesta
Tu respiración en mi oreja izquierda.
Que tu boca en la mía sea mi meta,
Que tus ojos sean mi Meca.

Que curioso encontrarte
Tan lejos de casa,
Para que te conviertas en casa. Que curioso que seas casa y hoguera.
Que curioso que seas hogar.
Que curioso que me hagas llorar,
Y que el 99% de las veces sea de felicidad.

Que curioso que todo cierre;
Yo siempre pensé que estaba rota,
Y tu encajas pedazos de mí como si fuera un puzzle de 4 piezas.

Sabes que nunca diré siempre,
Igual que nunca dire nunca.
Pero ojalá pueda jugar con tus rizos
Por un límite de tiempo indefinido e ilimitado.
Ojalá juegues con mi pelo hasta que se seque el mar.
Y yo te muerda la ceja derecha hasta que las ranas críen pelo.
Ojalá falten días en mi vida para decirte que te quiero.

Porqué sí mi amor,
T E Q U I E R O.

Porque abrir los ojos cada mañana, Y sentir tu boca en mi espalda
Es el pedacito del día que más anhelo.

Así que abrázame.
Abrázame mi amor.
Abrázame la vida,
Respirame en la oreja,
Bésame la nuca
Y juega con mi pelo
Que si estoy a tu lado,
Ya nada me da miedo.

Anuncios

D U D A

Vuelve.

Vuelve y te revuelve.

No es nuevo

Sentirlo de nuevo.

Igual te habías olvidado,

Te habías olvidado

De cómo recordarlo,

Y viene para que recuerdes

Que no puedes olvidarlo.

Siempre está ahí,

Igual siempre estará ahí.

Ahí, allí, aquí.

Lo recuerdas.

Lo recuerdas,

Pero no lo puto entiendes.

De hecho, nunca

Lo puto entendiste.

Incógnita no descifrada

Por mi parte cognitiva.

Infinita pregunta retórica,

Que ni retando a la prosa científica

Me osan responder.

Duda sin fin,

Que hace del fin

La duda.

D U D A.

La duda que es, sin duda,

El “por qué”.

El “por qué” que es,

Sin duda,

Mi jodida DUDA.