Vértigo.

Que curioso que lo mismo que me da vértigo,
Me rompa los miedos.

Que curioso que lo que me asusta,
Hoy me haga valiente.

Que curioso que dormir abrazada haya dejado de significar asfixia,
Desde que son tus brazos los que me rodean.
Que curioso que no me molesta
Tu respiración en mi oreja izquierda.
Que tu boca en la mía sea mi meta,
Que tus ojos sean mi Meca.

Que curioso encontrarte
Tan lejos de casa,
Para que te conviertas en casa. Que curioso que seas casa y hoguera.
Que curioso que seas hogar.
Que curioso que me hagas llorar,
Y que el 99% de las veces sea de felicidad.

Que curioso que todo cierre;
Yo siempre pensé que estaba rota,
Y tu encajas pedazos de mí como si fuera un puzzle de 4 piezas.

Sabes que nunca diré siempre,
Igual que nunca dire nunca.
Pero ojalá pueda jugar con tus rizos
Por un límite de tiempo indefinido e ilimitado.
Ojalá juegues con mi pelo hasta que se seque el mar.
Y yo te muerda la ceja derecha hasta que las ranas críen pelo.
Ojalá falten días en mi vida para decirte que te quiero.

Porqué sí mi amor,
T E Q U I E R O.

Porque abrir los ojos cada mañana, Y sentir tu boca en mi espalda
Es el pedacito del día que más anhelo.

Así que abrázame.
Abrázame mi amor.
Abrázame la vida,
Respirame en la oreja,
Bésame la nuca
Y juega con mi pelo
Que si estoy a tu lado,
Ya nada me da miedo.

Anuncios

No te enamores de mí.

No te enamores de mí,
Juega todo lo que quieras conmigo.
Pero, sobre todo,
No te enamores de mí.

Eso fue lo que dije dos segundos
Antes de lamer tu piel;
De saborear la sal en tu boca;
Una fracción de segundo antes
De enloquecer,
De que tu mirada me volviera loca.

No te enamores de mí,
No, de ninguna forma.
Porque esto tiene bien clarita
La fecha de caducidad
En la parte interior del envoltorio.
Y yo no voy a dejar que lo nuestro
Florezca y se pudra en el fondo de la nevera
Por el abandono y olvido del que ya no ve.

Mi vida, lo nuestro expira
Cuando los motores arranquen y
El tren de aterrizaje se oculte dentro del avión.
Se acaba tan pronto y tan deprisa
Como ese avión tarde en despegar.
Tan pronto y tan deprisa
Como vaya a casa.
Tan pronto y tan deprisa
Como deje de ver tu cara.

Así que, amor,
No te enamores de mí,
Limítate a jugar conmigo.
Juguémo(no)s hasta que
Lo nuestro sea NADA.
Seamos TODO
Antes de desparecer;
Antes de dejarnos perecer.

Saboreemos la VELOCIDAD.
Dejemos que la adrenalina
Se coma las mariposas y
Matemos las que queden
A chupitos de ARSÉNICO
Y QUEROSENO.

Corrámo(no)s hasta
Quedarnos sin aire;
Hagámoslo hasta el colapse.
DERRAME cerebral por
Carencia de oxígeno sideral;
Desconexión neuronal.

Empalmémo(no)s
Hasta el cortocircuito.
Quememos todos los cables
Que conectan
Nuestra ciudad de CRISTAL,
Y veamos como arde
Hasta los cimientos.
Hasta que no quede
Ni una puta luz encendida;
Hasta que todo sean cenizas.

Comámo(no)s con hambre,
Sin hambre y con mucha
Mucha prisa.
Bebámo(no)s hasta
La embriagadez;
Hasta estar
Completamente ebrios;
Coma etílico por
El consumo masivo de ti.

Y es que no hay mejor manera de morir,
Que morir viviendo.
Prendámo(no)s hasta dar envidia
Al mismo fuego.
Mi salto de Fe esta noche,
Será dormir en tu pecho.

“Transcurre

El

Tiempo.”

Me despierto,
Me despierto y aún
Estás durmiendo.
Hueles a ti.
A ti y a mí;
Y a nuestro insomnio
De noches en las que
Todo lo que se oye
Es nuestro sonoro SILENCIO.
Nuestro pacto SECRETO.
Nuestro NOSOTROS.
Nuestro nosotros
Siendo INFIERNO.
Siendo tsunami, huracán
Y desastre nuclear.
El índice de mortalidad
Creciendo en vertical.
Trampolín LETAL.

Entonces me pierdo.
Me pierdo en el azul cielo
De tus ojos ahora abiertos.
De tus ojos que ahora son CASA,
Que ahora son ESPEJO.
Y entonces me doy cuenta
De lo jodidos que estamos,
De lo jodida que estoy.
Y lo único que mi boca
Es capaz de pronunciar
En ese momento

Es

Un

puto

y

aterrador.

TE QUIERO.

Limón y Sal

Y entonces te lanzas.
Te tiras, de golpe,
Con los ojos abiertos
Para no perderte ni un
Solo detalle del paisaje
Mientras te precipitas.
Porque eso es lo que siempre haces,
Precipitarte.
Porque la sola idea
De petrificarte si te quedas quieta,
Te aterroriza.
Porque la vida es jodidamente escurridiza;
Y cada sueño dura lo que una estrella fugaz
Tarda en recorrer el (oscuro, a veces, casi negro) cielo.
Así que la agarras
Y la estrujas.
Aunque te quemes,
Prendas y ardas en llamas;
Y te conviertas en ese
Precioso meteorito incandescente
Que un día intentaste atrapar.
Porque mientras sea real,
Merecerá la pena.
Porque vivir,
Siempre merecerá la pena.
Y sangrar, no será más
Que parte del proceso de curarse
Y de aprender a amarse.
Porque cuando la herida escuece,
Es que se está curando;
Así que échale sal,
Y acompáñala con un par de chupitos de tequila
Y algún que otro cachito de limón,
Que yo a rodajas solo quiero naranjas,
Y el pan si va acompañado de aceite y tomate untado,
Y no olvides el jamón.
Que las penas con pan son menos penas,
Pero el pan con pan,
Es comida de tontos.
Y yo ya estoy cansada
De que me tomen por subnormal,
Ingenua, tonta y retrasada.
Que ser de buena tonta,
Esta demasiado pasado de moda,
Y ya no llega ni a vintage.
Así que tómame por loca,
Y bébeme de un trago,
Antes de que mi interés
Se derrame o acabe en cualquier otra boca,
Con menos limones y con más sal.
Porque yo nunca fui de esperar.
La impaciencia me consume.
Y fumarme el tiempo se convierte
En una de mis contra-virtudes.
Porque los defectos, no dejan de ser
Características que definen nuestros jodidos
Carácteres de mierda.
Y créeme que en ese concurso
Gano el primer, segundo y tercer premio,
Apoderándome del pódium,
Bailando e intentando no derramar mi Gyn-Tonic
En cada movimiento de cadera.
Mientras te guiño un ojo,
A ver si te acercas,
Me derramas la copa
Intentando llegar a mi boca.
Y me sacas de ese bar,
Porque sólo puedes pensar
En quitarme la ropa.
Y yo sólo puedo pensar en equivocarme.
Que quien besa,
Se equivoca.
Y a mí me encanta cometer errores
Que acaben en desamores;
En batallas épicas y guerras púnicas.
Que la democracia en la cama
Está sobrevalorada.
Yo proclamaría la independencia de tu cuarto
A punta de pistola,
O, mejor dicho,
De sábana como soga al cuello.
Secuestrando tu cerebro,
Mientras el resto de ti se va a trabajar
Y a hacer todas esas cosas
Que hacen las personas normales y decentes.
Mientras lo que queda de ti y de mí
Se enseñan los dientes.
Que las sonrisas entre besos
Siempre fueron mi fuerte;
Y lo que me pone de ti,
Es tu mente.
Así que sé conmigo decadencia,
Mi querido demente;
Y quiéreme libre,
Fresca e indecente.
Sólo esta noche,
Y la siguiente,
Y así sucesivamente,
Hasta llegar a eso que nunca te prometeré;

·

·

·
Un para SIEMPRE.

 

 

 

Alguien Con Grietas

Busca a alguien con grietas,
Con huecos,
Con cicatrices 
De disparos a bocajarro. 
Busca a alguien 
Que haya saltado al vacío
Despeñándose contra 
Las rocas del acantilado.
Busca a alguien que haya perdido
Muchas más veces
De las que ha ganado.
Busca a alguien loco;
Que haya estado enamorado,
Que haya estado encadenado,
Atrapado, encañonado,
Alguien que haya estado acorralado.
Busca a alguien que,
Aún lo difícil que es ser feliz
en este mundo,
No se haya resignado. 
Busca a alguien visceral, 
Un desnutrido mental,
Con un bagaje emocional
Lleno de parches y de sal. 

SERÉ

No tengo el vientre plano,
Piernas largas de araña,
Ni uso una talla cien.
No tengo la piel libre de imperfecciones
Ni agudas facciones
Ni son pequeñas mis manos y mis pies.

Ni curvas de escándalo,
Ni un cuerpo escultural.
Pero te aseguro que
te quedarás patidifuso
con el vaivén de mis caderas
al andar.

Tengo pecas,
Granitos y pequeñas arrugas.
Michelines y manchitas blancas
En los pies.
La nariz torcida;
Una media luna cicatrizada
En la espinilla derecha.
Un alma maltrecha.

Las manos curtidas
De tanto estirar de mis cadenas y
El dedo pulgar destrozado
De tanto morder.

No soy una princesita
A la que tengas que salvar.
Soy una Khaleesi
Madre de dragones
Con un carácter de mierda
Y una crudeza que asustaría
Al inmaculado más valiente.

Pero tengo el don de
Sonreír con la mirada;
De hacer que te pierdas
En el fondo verde de mis ojos,
De enredarte en mis pestañas.

Te dejaré unir el dibujo
De mis pecas;
Hacer trenzas en mi
Rubio pelo lacio.
Dejaré que fantasees
Con mis orejas puntiagudas
De duende pirado.
Haré que sueñes con hadas,
Con selvas y
Bosques encantados.
Te llevaré a la Tierra Media;
Destruiré el Ojo de Saurón y
Robaré, por ti,
El famoso anillo que volvió
Locos a tantos.

Te protegeré de monstruos,
Serpientes y arañas.
Domaré tus dragones
Mientras estés bajo mi abrazo,
Yo ya domé los míos
Hace muchos, muchos años.
Te dejaré dormir
En mi regazo;
Aunque no pueda
Prometertelo a un plazo
Indefinido.

Alejaré mil Dementores
Y nos fugaremos de Azkaban
Dejando atrás nuestros captores
Esquivando cazadores.

Te alimentaré de sueños y
Jamás volverás a pasar hambre.
Olvidarás respirar
Porque yo seré tu aire.
Pero, por favor,
No me ates.

Surcaré tus mares
Y seré la sirena de tus males.
Pero no me ates.
No me encadenes
Con promesas baratas
Y compromisos absurdos
Llenos de obligación
Y carentes de ganas.

Te mostraré mi galaxia;
Seré tu estrella de la muerte.
Me aliaré con Darth Vader
Y seré tu “Dark Side”;
Porque tu serás luz,
Y a mi siempre se me
Ha dado bien
Bailar entre sombras.

Pero no me ates,
No me encadenes,
No me mates.
Cóseme las alas
Y vuela conmigo;
Compartiré
Mi destino y dirección
Contigo.
Seré paloma,
Pirata y peregrino.
Pero no me ates.

No me ates
Porque abandonaré
Mi (tu) jaula
Y seguiré sin ti.
                               Me iré CONMIGO.

TÚ vol. II

Tú diciéndome tonterías
Y yo riéndome de
Tu estúpida forma
De reírte de mí.

Tú diciéndome
“que mona”.
Y yo “Sí,
Pero de la jungla.”
Que haría de tu cama
Mi sabana
Y rugiría cual leona
Al son de la Propuesta Indecente;
Calculando en tus lunares
La Matemática de la Carne;
Gimiendo en playback
La canción de Rayden.

Y ahora es cuando digo
Mil chorradas.
Digo esas mentiras que
No significan nada.
Demagogias inventadas;
Prefabricadas.
“Que no me gustas tanto”.
“Que no pasa nada”.
Ilusiones,
Más que ópticas
Auditivas,
Para ocultar mi frustración
Cuando te veo bailar al son
De otra canción.

 

TÚ vol. I

Llegas.
Me ves.
Me miras y
Te callas.
Me miras y
Me atrapas.
Me atrapo en los silencios implícitos
De tus palabras,
Y entonces
Te vuelves y
Te marchas.

Legas.
Me ves.
Me miras y
Me abrazas.
Y yo me quedo apresada;
Me paralizo como
Una tonta anonadada.
Concentrada.
Sintiendo las yemas de tus dedos
Acariciar mi espalda.
Entonces me sueltas.
Entonces te marchas.

Porque llegas.
Me ves.
Me miras y
Me matas.
Porque ahí quiero besarte.
Porque me muero de ganas.
¡Joder!
Dime lo que piensas,
Lo que anhelas,
Lo que amas.
Pero en lugar de eso,
Te vuelves y
Te marchas.

Y entonces ya
Ni me besas,
Ni me miras,
Ni me abrazas.
Porque ni me quieres,
Ni te quiero;
Pero aun así me encantas.
Yo tan pequeñita,
Tú tan grande
Y tan frías mis sábanas.

Porque lo que quiero
Es enseñarte
Los rincones de mi cama;
Las costuras de mi almohada;
Las esquinas de mi cuarto;
Las ventanas empañadas.
Yo me acerco.
Tú me huyes.
Y, así, mi vida,
Así no hacemos nada.

Y me quedo empanada
Contemplando tu mirada,
Con esos ojillos tiernos
De niño viejo.

Sopesando qué pasaría
Si salto y llego;
Si me mojo y te morreo.
Te disparo a quemarropa
Y me vuelvo loca.
Porque es que te veo
Y te comería la boca,
Te arrancaría la ropa.

Read More

Porque ella estaba loca.

Porque ella estaba loca…
Reía como los valientes.
Con la risa histérica
De un kamikaze
A punto de estrellarse
Con un avión enemigo.

Con la risa despreocupada
De un niño bajo las cosquillas de alguien,
Que aun sin ser su padre,
Se le parece mucho
Y aún no se ha ido.

Con la risa nostálgica
De aquel que ha vivido más
De lo que lo han hecho los demás,
Perdiendo más de lo que nadie
hubo jamás perdido.
Ella reía.

Reía y lo inundaba todo
Con sus carcajadas insonoras
Y sus silencios a pleno pulmón.
No creía en cuentos,
Dramas, ni historias;
Rechazaba esas falacias defectuosas
Que otros creen a pies juntillas.

Reía como una chiquilla
Sin más intención
Que la de achicar agua y
Coser las velas de su velero;
Respirando fuerte para
Llenar de aire sus velas
Echas jirones por el trajín de sus batallas.

No podía permitirse hundirse
Por nadie ni por nada;
A pesar de los vendavales y de las heladas.

No poseía más espada que su sonrisa,
Ni más sonrisa que su espada.
Así que reía.

Reía porque si lloraba
El mundo se haría mar,
Y aunque acostumbrada
A los naufragios y
a vivir a la deriva
Aún no había aprendido a remar.
A navegar.

Ella solo sabía naufragar.

mamás, MAMÁ

Son pesadas.
Preguntan lo mismo
Más de 100 veces,
Para luego olvidar
Las respuestas.
Nos llaman desordenadas,
Pavas, niñas mimadas.
Igual sí que lo somos;
Porque nos han dado
Tantos besos
Que podríamos abastecer
Toda una vida de San Valentines;
Tantos abrazos
Que iríamos abrigaditas
Para el resto de inviernos;
Nos han dicho tantos “te quiero”
Que ya nos da igual
si los demás deciden no hacerlo;
Nos han cuidado
En tantos resfriados
Que las gripes huyen
En escuchar sus nombres.
Porque no hay palabra
En el mundo que signifique más;
Que abarque más amor,
Más confianza,
más fuerza y más coraje,
Que el nombre que
Os pusimos al nacer.
Porque os queremos.
Porque TE QUIERO,
Ayer, hoy y siempre,
Gracias MAMÁ.