TÚ vol. II

Tú diciéndome tonterías
Y yo riéndome de
Tu estúpida forma
De reírte de mí.

Tú diciéndome
“que mona”.
Y yo “Sí,
Pero de la jungla.”
Que haría de tu cama
Mi sabana
Y rugiría cual leona
Al son de la Propuesta Indecente;
Calculando en tus lunares
La Matemática de la Carne;
Gimiendo en playback
La canción de Rayden.

Y ahora es cuando digo
Mil chorradas.
Digo esas mentiras que
No significan nada.
Demagogias inventadas;
Prefabricadas.
“Que no me gustas tanto”.
“Que no pasa nada”.
Ilusiones,
Más que ópticas
Auditivas,
Para ocultar mi frustración
Cuando te veo bailar al son
De otra canción.

 

Anuncios

TÚ vol. I

Llegas.
Me ves.
Me miras y
Te callas.
Me miras y
Me atrapas.
Me atrapo en los silencios implícitos
De tus palabras,
Y entonces
Te vuelves y
Te marchas.

Legas.
Me ves.
Me miras y
Me abrazas.
Y yo me quedo apresada;
Me paralizo como
Una tonta anonadada.
Concentrada.
Sintiendo las yemas de tus dedos
Acariciar mi espalda.
Entonces me sueltas.
Entonces te marchas.

Porque llegas.
Me ves.
Me miras y
Me matas.
Porque ahí quiero besarte.
Porque me muero de ganas.
¡Joder!
Dime lo que piensas,
Lo que anhelas,
Lo que amas.
Pero en lugar de eso,
Te vuelves y
Te marchas.

Y entonces ya
Ni me besas,
Ni me miras,
Ni me abrazas.
Porque ni me quieres,
Ni te quiero;
Pero aun así me encantas.
Yo tan pequeñita,
Tú tan grande
Y tan frías mis sábanas.

Porque lo que quiero
Es enseñarte
Los rincones de mi cama;
Las costuras de mi almohada;
Las esquinas de mi cuarto;
Las ventanas empañadas.
Yo me acerco.
Tú me huyes.
Y, así, mi vida,
Así no hacemos nada.

Y me quedo empanada
Contemplando tu mirada,
Con esos ojillos tiernos
De niño viejo.

Sopesando qué pasaría
Si salto y llego;
Si me mojo y te morreo.
Te disparo a quemarropa
Y me vuelvo loca.
Porque es que te veo
Y te comería la boca,
Te arrancaría la ropa.

Read More

Porque ella estaba loca.

Porque ella estaba loca…
Reía como los valientes.
Con la risa histérica
De un kamikaze
A punto de estrellarse
Con un avión enemigo.

Con la risa despreocupada
De un niño bajo las cosquillas de alguien,
Que aun sin ser su padre,
Se le parece mucho
Y aún no se ha ido.

Con la risa nostálgica
De aquel que ha vivido más
De lo que lo han hecho los demás,
Perdiendo más de lo que nadie
hubo jamás perdido.
Ella reía.

Reía y lo inundaba todo
Con sus carcajadas insonoras
Y sus silencios a pleno pulmón.
No creía en cuentos,
Dramas, ni historias;
Rechazaba esas falacias defectuosas
Que otros creen a pies juntillas.

Reía como una chiquilla
Sin más intención
Que la de achicar agua y
Coser las velas de su velero;
Respirando fuerte para
Llenar de aire sus velas
Echas jirones por el trajín de sus batallas.

No podía permitirse hundirse
Por nadie ni por nada;
A pesar de los vendavales y de las heladas.

No poseía más espada que su sonrisa,
Ni más sonrisa que su espada.
Así que reía.

Reía porque si lloraba
El mundo se haría mar,
Y aunque acostumbrada
A los naufragios y
a vivir a la deriva
Aún no había aprendido a remar.
A navegar.

Ella solo sabía naufragar.

mamás, MAMÁ

Son pesadas.
Preguntan lo mismo
Más de 100 veces,
Para luego olvidar
Las respuestas.
Nos llaman desordenadas,
Pavas, niñas mimadas.
Igual sí que lo somos;
Porque nos han dado
Tantos besos
Que podríamos abastecer
Toda una vida de San Valentines;
Tantos abrazos
Que iríamos abrigaditas
Para el resto de inviernos;
Nos han dicho tantos “te quiero”
Que ya nos da igual
si los demás deciden no hacerlo;
Nos han cuidado
En tantos resfriados
Que las gripes huyen
En escuchar sus nombres.
Porque no hay palabra
En el mundo que signifique más;
Que abarque más amor,
Más confianza,
más fuerza y más coraje,
Que el nombre que
Os pusimos al nacer.
Porque os queremos.
Porque TE QUIERO,
Ayer, hoy y siempre,
Gracias MAMÁ.

Brindemos.

Reír a carcajadas;
Montar a horcajadas;
Servilletas estampadas
Y habitaciones estrelladas.

Botellas de cava;
Ginebra a toneladas;
Vodka para las heladas
Y chupitos de tequila
Mil y una madrugadas.

Manos congeladas;
Gambas peladas;
Noches de empalmada
Y cabezas estropeadas.

Aventuras improvisadas,
Increíbles escapadas;
Cien tormentas capeadas
Y ninguna nevada.

Tragar agua salada;
Saborear la escalada.
Mantener la tristeza encerrada
Y la apatía encadenada.

Días de películas y mantas;
Tardes de café y pastas.
De sonrisas mil subastas
Y de chuches mil canastas.

Porque la vida está hecha de esperanza,
De amor, de lucha y de confianza.
Está hecha de luciérnagas en el jardín;
De cometas que vuelan sin fin.
De “en fin, Serafín”,
Y de los que prefieren decir “delfín”.
Del “Feliz San Fermín”;
De encontrar un alma afín;
De sacar de la manga el comodín.

Porque la vida está hecha
de ti y de mí.
De todos los que reímos y lloramos;
De los que, antes de terminar la frase,
La olvidamos.
La vida está hecha de lo que no recordamos
Y de lo que, aun queriéndolo,
No olvidamos.

Hace 365 días prometí
poner puntos y finales
A las historias banales.
Prometí aceptar los cardenales,
Sobrevivir a días letales.
Prometí entender la vida
como algo visceral;
prometí ser siempre igual.

Este año ha sido estelar,
Increíble, fenomenal.
365 días que no quiero cambiar.

Mentiría si dijera que todos
han sido buenos;
que no me he caído
en todo este tiempo.
Que no he sangrado,
No me he sentido morir,
No he sufrido,
Ninguna lágrima he derramado.

Pero cuatro nubes no hacen sombra
a un día soleado;
a un cielo estrellado.

Hoy solo puedo dar gracias
Por todo lo que me has dado y,
También, por lo arrebatado.

Gracias al Sol que ha dorado mi piel;
Al aire con sabor a miel.
Gracias a las estrellas
Que iluminaron mis noches;
A la Luna que me guió 
Cuando estuve perdida.

Mil gracias a la vida
Por la buena compañía;
Por tanta alegría;
Por la sabiduría;
Por no dejar ni una copa vacía.

Un final no es más
Que el inicio de algo nuevo.
2016 has sido tan mágico,
Que 2017 no puede ser menos.
¡Así que brindemos!

Brindemos porque todo
Es perecedero;
Porque hay cosas mucho más valiosas
Que las posesiones y el dinero.

Brindemos por todos los “te quiero”,
Por todos los “yo puedo”;
Por no volver a decir “me muero”.

Brindemos por los abrazos sinceros;
Por los amores no tan verdaderos;
Por los primeros, los segundos
Y por los terceros.

Brindemos porque nos tenemos;
porque no estamos solos;
porque nos queremos.
Porque llegaremos a la cima
Si nos lo proponemos.
Porque aun las colinas verticales
Y los precipicios abismales,
Las vistas son siempre espectaculares.

Brindemos por un año extraordinario.
Un año lleno de risas, de llantos,
De poesía y novelas,
De viajes inolvidables y
Noches interminables;
Un año lleno de personas inigualables.

Brindemos porque 2017,
También será insuperable.

Te rompes, te rompen.

Y la vida te da el golpe de gracia,
el que te tira del caballo,
el que te saca de la ignorancia.

Y dices la vida porque
porque no puedes decir el karma.
porque has sido tonta, estúpida,
ingenua, cría…
Porque has sido gilipollas.
Porque te lo creíste.

Creíste que tú,
tú que quieres para toda la vida,
ibas a recibir tanto como das.

Y entonces te hieren;
queriendo o sin querer,
pero sabiéndolo,
te hieren.
Te clavan la flecha,
y se ofenden.

Y entonces sientes que te hundes,
te paralizas, te mueres.
Y los brazos que ayer eran tu casa,
se desvanecen;
porque la elección implícita
que nadie osa pronunciar,
no te pertenece.

Porque lo dejaste todo
por quién no lo merece;
y derramas lágrimas
por quién de ellas carece.

Porque luchaste contra todo y todos.
Porque incluso cuando se acabó;
seguiste remando, seguiste peleando
para mantener la luz encendida.

Tantas fuerzas de flaqueza
para evitar el apagón,
¿para qué?
Para nada.

Para que la única persona
en este loco mundo
que tiene el poder para
destruirte, sin remordimientos,
lo haga.
Y te rompes.
Te rompes y deseas romperlo todo;
acabar con la dicha ajena a tu paso.

Y te sientes estafado, timado, engañado…
falacia defectuosa la que te han dado.
Más bien, te han jodido.

Y no puedes hacer nada,
decir nada, gritar nada,
esperar nada…
Porque quizás fuiste,
pero ya no eres;
no eres nadie,
ya no importas,
no eres nada.
Solo esperas.

Esperas que el tiempo lo cure todo;
que el karma se manifieste
y patee en el culo a tu suerte;
que todo te sea indiferente;
volver a ser valiente;
que el dolor no te haga dejar de ser fuerte.

Esperas volver.
Volver a ser la de las fotos de antes de ayer;
volver a creer.

En algún momento dejarás de caer,
de ceder; de comerte muros que se ven.

O puede que no,
que esa sea la magia de la vida,
darte de hostias y curártelas después.

 

Adiós amor, se feliz, baila y ríe, enamórate.
Porque aunque te odie,aunque ya nada te importe,
yo siempre estaré; porque los patos,
aunque vivan en estanques,
nunca dejan de querer.

A mi princesa dormida.

A mi princesa dormida,
Que siente que la vida
Se le echa encima.
Hoy quiero que sepas
Que siempre hay una salida;
Que la batalla no estará perdida
Siempre que no te des por vencida.

A mi princesa dormida
De alma confundida,
Que hoy siente
Como la abraza la apatía.
No dejes que te apriete fuerte
O acabará por estrangularte,
Por hundirte, por matarte.

No hablo por hablar,
Yo una vez la dejé ganar,
No sabía que era fuerte,
Que la podía dejar atrás.

Vivimos en un mundo corrupto
Que nos hace pensar
Que no somos nadie
Si no nos ven brillar.

Pero, ¿sabes qué?
Que eso da igual,
Que eres especial;
Que tú eres tu propia estrella,
Que no necesitas a nadie
Para destacar,
Para poder volar.

Que eres única;
Edición limitada
A un solo ejemplar.
Quizás hoy no te sientes fuerte,
No te sientes capaz…
Pero quiero que sepas
Que eso no es debilidad.
Que los días grises,
Mientras sean pocos,
Están dentro de la regularidad.

Yo sé que hoy no la encuentras,
Que crees que no está.
Pero todos tenemos
Esa chispa interna,
Que nos da coraje para continuar.

Y soy muy consciente
Que es difícil, que no es algo
Que se logra en un día.

Y es que a veces no lo vemos.
A veces nos perdemos.
A veces pensamos
Que no lo merecemos.
Pero sí lo hacemos,
Porque somos buenos.

No en plan buena gente,
No en plan referente.
A veces pensamos
Que no llegaremos;
Que no damos la talla;
Que desfalleceremos.

No somos conscientes
De lo que valemos.
Y por miedo a perder,
Perdemos.

Sé de lo que hablo,
Porque lo he vivido,
Lo vivo; lucho contra ello.
Porque, a veces,
Yo también creo
Que no valgo,
Que no puedo,
Que no llego.

A veces siento
El peso del mundo entero
Aplastando mi cabeza
Contra el suelo.

A veces no hallo consuelo.
A veces no sé pasar mi duelo:
Me siento fea,
Tonta, estúpida,
Bajita, rellenita,
Demasiado poca cosa
Para ser bonita.
Y por un momento,
Creo que me hundo,
Creo que me muero.

Entonces lo recuerdo;
Que yo valgo,
Que yo puedo,
Que yo llego.
Que conseguiré
Lo que me proponga
Si me quiero.

Porque sí;
Yo valgo,
Yo puedo,
Yo llego.

Porque todo está en mi cabeza,
En tu cabeza.
Porque ser feliz
Es un estado mental.
Porque la tristeza
Es una cárcel letal.
Porque no podemos
Dejar al miedo ganar.

Quiérete. Ámate.
Siéntete libre.
Respira hondo.
No dejes de correr.

Levántate. Vístete.
Sal a comerte
El jodido mundo.
No dejes al monstruo vencer.

Respétate. Reúnete.
Rodéate de personas libres.
Deja lo tóxico,
Lo malo, lo oscuro;
Desecha la podredumbre.

No necesitas a nadie para saber que vales,
Que puedes, que llegas.
Yo sé que romperás tus cadenas,
Que quemarás tus condenas.
Cruzarás todas las fronteras;
Izarás diez mil banderas.
Harás y serás
Todo lo que quieras.

Quiérete,
Porque vales mucho.
Tú lo sabes.
Yo lo sé.
Y si, algún día,
Necesitas una voz amiga
Que te lo recuerde…

Ya sabes, llámame.

 
A mi niña dormida, que a veces no ve la salida.
A mi princesita que, a veces, olvida que es la más bonita.

ERRÉ

Creí que sería más difícil,
Creí que después de esa caída,
De ese precipicio abismal,
No habría fuerza humana,
Ni divina,
Que me ayudara a continuar.

Erré, como tantas otras veces,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Creí haber perdido
Todo lo que había sido,
Todo lo que, durante tanto tiempo,
Me había definido.

Pero erré,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Perdí el rumbo,
Dejé de creer.
Cedí; Mi bruja interna
Envenené.

Entonces me creí
Anclada, varada,
Atrapada y sepultada
Sobre toneladas
De monotonía y seguridad.
Pensé que no sería capaz.

Pero erré,
Me equivoqué,
Simplemente,
Me subestimé.
Porque sí que
Me encontré.

Porque nunca me perdí,
Porque siempre estuve allí.
Quizás adormilada,
Demasiado cómoda y calentita
Para dar la cara.
Pero allí. Aquí.

Porque sí erré,
Sí me equivoqué,
Porque, indudablemente,
Me subestimé.
Pero ni me rendí,
Ni me rendiré.

Yo decido quién soy,
Qué quiero y a dónde voy.
Porque sólo yo
Ando mi camino;
Ese que yo he escogido.
Con mis alegrías,
Mis dolores,
Mis traumas
Y mis pesadillas.

Porque yo soy yo,
Y esta es mi vida.

Ese lugar…

Cuando era niña,
Y cada sombra se alzaba ante mí,
Como un monstruo aterrador,
Solía cerrar los ojos
Y transportarme a un paraje
Alejado del mundo;
Lleno de color, de sabor.

Ese lugar mágico
Se alzaba ante mí
Como un laberinto de sueños,
De esperanzas que me traerían dicha,
De metas que me llevarían a la cima,
De promesas a pleno pulmón
Que guiarían mi vida.

Sin embargo, yo ya no soy esa niña.
Y aunque sigo cerrando los ojos
Cuando las cadenas de la realidad
Me estrangulan y me atan al suelo,
Intentando vislumbrar aquel lugar,
Cada día se me hace más difícil llegar.
Y no puedo dejar de pensar:
¿Qué pasaría si lo logro alcanzar?

Y tú, que probablemente
También tienes uno similar
No puedes evitar pensar:
¿Qué hay en ese lugar
Que lo hace tan especial?

En ese lugar,
Se halla la ficción
De lo que tú y yo
Podríamos haber sido,
De lo que habría ocurrido
De habernos conocido,
De todo lo que podríamos
Haber vivido.

En ese lugar,
Se hallan las respuestas
A todas aquellas preguntas
Que nunca nos hicimos.
Se hayan todas las oportunidades
Que podríamos haber consumido.

Por eso quiero ir a ese lugar;
Para no temer fallar,
Para poder volar,
Para poderte encontrar.

Quiero ir al lugar
donde van los gritos perdidos;
allí donde se esconden los besos prohibidos,
los sueños cohibidos.

Quiero ir al lugar
donde va todo
lo que no nos dijimos,
los abrazos
que no nos dimos,
las promesas silenciosas
que no nos hicimos.

Quiero ir al lugar
donde se guarda
lo que no vivimos,
todo lo que no sufrimos,
todo lo que aprendimos.
A ver si, al fin, encuentro allí
mi escurridizo destino.

 

Mi lista de Promesas.

Prometo hacer mañana lo que podría haber hecho hoy,
Aunque solo sea por esa adrenalina que me seduce
Cuándo no sé si llegaré a tiempo.

Prometo disfrutar cada calada;
Admirar la escalada,
Por si en llegar a la cima,
La niebla cubre la tierra.
¿Quién sabe?
Quizás encuentro Narnia
O quizás sólo una Quimera.

Prometo romper mis cadenas,
Esas que yo misma he atado a mis muñecas;
Esas que me impiden romper mis esquemas.
Prometo quemar mi absurda condena.

Prometo pensar menos en las consecuencias;
Olvidar las apariencias;
Aceptar las diferencias
Y adorar las incongruencias.
Prometo adentrarme en la imprudencia,
Fundirme con la impaciencia.

Prometo besar todas y cada una de mis grietas,
Porque mis zonas perfectas,
Las puede besar cualquiera.
Prometo amar mis cicatrices,
Porque son el reflejo de quién soy,
Y de quién era.

Prometo entender el amor como algo visceral,
Sin pensar en si es inmoral,
Asegurando que sea real.
Prometo entregarme,
aunque la consecuencia sea letal.

Prometo vivir sin mirar el reloj;
Dejar de pensar en el cuándo y en el cómo.
Prometo drogar al corazón;
Prometo regirme por mi intuición;
Encerrar a la razón.

Prometo ser tan dramática,
Histérica, melancólica y soberbia
Como he sido siempre.
Prometo no perder mi esencia;
Prometo ser fiel a mis creencias;
Prometo que me la sude la decencia.

Prometo cambiar las dietas por mil galletas;
Los silencios por mil trompetas;
Los llantos por mil cometas;
Los sustos por mil sorpresas.

Prometo poner puntos y finales;
Acabar con las historias banales,
Aunque me queden cardenales,
Y abra Pandora y sus mil males.

Prometo ser YO, ME, MI, y CONMIGO;
Prometo saltar al aterrador abismo;
Prometo dejar de pedir permiso;
Hacer apología del inconformismo. 
Prometo no malgastar ningún suspiro.

Querido 2016, no voy a dejarte ser mi enemigo.